Breaking News
Home / Libros Gratis / ¡Gratis! Cuentos de niños para imaginar

¡Gratis! Cuentos de niños para imaginar

¡El mejor libro de Cuentos infantiles está aquí!

Encuentra los mejores cuentos para imaginar, comparte con los más pequeños de la casa cuentos infantiles ¡Libros Gratis!

Estimula la imaginación de los más pequeños de la casa con los cuentos infantiles para imaginar más divertidos del mundo, descarga los libros de cuentos gratis.

Desde pequeños, los niños pueden adquirir el habito de leer y el amor por los libros, eso, permitirá que los niños desarrollen sus habilidades psicomotoras, ingresen más orientados al colegio y con el pasar de los años obtengan las mejores calificaciones.

Ayuda a los consentidos del hogar, a desarrollar su imaginación, disfruta con los pequeñines y comparte momentos de alegría, leerle un libro de cuentos que desarrolle su imaginación es el mejor regalo que puedes darle.

Aquí tenemos el mejor cuento infantil para imaginar.

UNA SOPA ESPECIAL

Había una vez una anciana que vivía en na casia en medio de un espeso bosque.

Un día de primavera, al fino del mediodía, la anciana se dio cuenta que tenía hambre y se dirigió a la despensa para ver qué podía cocinar. Con cierta decepción vio que solamente le quedaba un pedazo de carne y un par de huevos, además de unas pocas hortalizas.

-No sé si prepararme un guisado de carne con patatas o un par de huevos fritos con pepinillos en vinagre -dijo en voz alta

Cuando por fin decidió que lo más rápido era freírse los huevos, al ir a acercar la manteca al fuego, a través de la ventana de la cocina vio que un vagabundo buscaba algo entre los árboles.

-¿Puedo ayudarte? -preguntó abriendo la ventana.

-Espero no molestar -respondió el hombre-. Busco frutos silvestres. Me han dicho que abundan en esta parte del bosque.

-¿Has comido ya? -le preguntó la mujer-. ¿Acaso quieres hacer una tarta?

-¡Oh! Hoy solo comeré los postres. Me conformo con poco.

La anciana sintió compasión.

Hubiera deseado invitar al hombre a comer, pero su despensa estaba vacía, y todavía faltaban dos días para conseguir provisiones del mercado. “Apenas tengo para mí”, pensó y dirigiéndose al hombre, se lamentó:

-Lo siento, pero no puedo invitarte.

-No importa, gracias de todos modos -dijo el vagabundo-.

Aunque, tengo una idea. Si  me prestas un recipiente y un poco de agua, puedo hacer una sopa muy especial.

Mientras hablaba, empezó a buscar en el interior del zurrón que llevaba colgando del hombro.

-Mira -dijo por fin, y mostró un pedazo de uña de un cerdo-, con esto puedo preparar una sopa exquisita.

La mujer pensó que no perdía nada si le dejaba encender un fuego delante de la casa y hervir un poco de agua. Al fin y al cabo, pocas eran las personas que se acercaban hasta allí y aquello le proporcionaría un poco de distracción. Así pues, llenó un recipiente con agua mientras él encendía un fuego. Cuando el agua empezó a hervir, introdujo el trozo de uña.

-Esta uña ha hervido cinco veces -añadió-. Todavía hace una buena sopa, pero si tuviera un poco de sal, sería mucho mejor.

-Esto no es problema. Voy a buscarla.

Poco después de echar la sal, el hombre dijo:

-Estará lista dentro de nada. Sin embargo, siento decir que no será la sopa más especial que he cocinado. La uña ha hervido cinco veces y poca sustancia dejará. Si tuviera un poco de harina..

-Voy a ver si queda algo.

Casi no quedaba, pero el hombre sacudió la poca que había encima del recipiente y luego removió el caldo con una cuchara. La mujer pensó que  el mejunje realmente desprendía un olor muy especial, aunque tenía dudas acerca de su sabor.

-Si pudiera añadir un poco de carne y alguna patata…, lo cierto es que cambiaría bastante -afirmó el vagabundo-. ¡Claro que si no puede ser, qué le vamos a hacer!

En la despensa estaba la carne y las patatas para el estofado. Se quedaría sin el guiso,  pero la  sopa casi estaba lista y si servían para mejorarla…

El hombre añadió los ingredientes y siguió removiendo el caldo que empezaba a oler de maravilla.

-Quedará deliciosa -presumió-, aunque si tuviera una cebolla, una zanahoria y un poco de manteca de cerdo…

La mujer no dudó. Entró a buscar los ingredientes restantes y ella misma los añadió a la olla.

-¡Lista! -dijo el hombre después de que hirviera todo un rato más. La probó y exclamó-. ¡Riquísima!

La mujer, que no podía resistir el olor que desprendía el recipiente y que de repente recordó que estaba hambrienta, fue en busca de platos y cucharas e invitó al hombre a sentarse a su mesa. Juntos compartieron la sola, los huevos fritos y los pepinillos en vinagre.

-¡Deliciosa! -exclamó la mujer cuando terminaron de comer-. ¡Jamás  hubiera imaginado que con un simple pedazo de uña de cerdo se pudiera cocinar una sopa tan rica!

Cuento tradicional de Suecia

About Karina Gil

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *